Mi lectura del Quijote, segunda parte, 61, 62 y 63

Jorge Luis Contreras Molina

QuijoteEs la hora de los aventureros. Espías, investigadores, desconfianzas, traiciones. Roque, don Quijote y Sancho marchan hasta Barcelona. Música y un subyugante desconocido mar. Un nuevo elemento capaz de conmover a un par de campesinos que bien habrían podido ser marineros por su vínculo, más que probado, con la libertad y con los anhelos de aventura y campo abierto.

Sancho atisba bienestar, buena comida, hospitalidad y algunas ganancias. El desarmado caballero gesticula cierta zozobra. 

Barcelona, plena. Más y más relaciones con hombres buenos,  semibuenos, intrascendentes, sombríos, u oscuros.

Ronda en el aire la inquisición guardiana de bromas descontroladas. Hay, en la casa del anfitrión, un artilugio de adivinación. Solo Sancho percibe el engaño. No  es noviembre. Hay un consorcio alrededor del alboroto quijotesco. 

El más lúcido, guardián de la verdad, enemigo de lo obvio resulta ser Sancho con su cúmulo de refranes cada vez más significativos y pertinentes. Ha aprendido. Sabio hace alarde de sus tiempos de gobernador. Donde hay vino, bebe vino, donde no, agua fresca. 

Cervantes nos traslada un momento épico y único. El encuentro del caballero con el mar tiene signos de grandeza. Salvas para saludar a la famosa pareja, generales de historia que se muestran humildes ante el gran corazón que los visita. 

Y la batalla. Ir y venir. Los héroes están a bordo. El atalaya informa de piratas. Persecución y lucha. Dos muertos, bergantín y moros capturados. Se monta el escenario de una ejecución sumaria. Fe y honor son razones suficientes. 

Inesperados finales. Mejor solo lo podría escribir nuestro Matías de Cordova. Triunfa la  clemencia celestial. Los piratas son mujeres (jóvenes y guapas, además), la ejecución se ve aplazada. Hay un virrey, hay una historia del tipo de ciertas novelas ejemplares.

Cervantes es un maestro. Toca, con ironía, temas sensibles. De todos sale avante. Nos reímos sin ser conscientes de la profunda reflexión que hace nuestro espíritu que será muy del veintiuno, pero no ha perdido los vicios, carencias, anhelos y sueños del diecisiete. Fieles e infieles amalgamados en la búsqueda de su felicidad. Todos contentos. Hay paz. Hay mar.

Vargas Llosa en el Festival Internacional de Poesía de Granada

“El género literario supremo y excelso, de una perfección inigualable, es la poesía, el más antiguo que existe y donde la lengua se transforma en algo verdaderamente rico y esplendoroso” – Mario Vargas Llosa.

El acto principal del Festival Internacional de Poesía de Granada fue protagonizado por el Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, quien fue entrevistado por el poeta madrileño Benjamín Prado, en el Auditorio Manuel de Falla de la capital Andaluza.  El festival se realizó del 9 al 12 de mayo, 2011.

Benjamín Prado incitó al autor de  El Sueño del Celta a hablar de su relación con la poesía, al mencionar que en muchas de sus novelas aparecen poetas que frecuentemente son personajes frustrados y no muy brillantes.  Vargas Llosa entre risas confesó que así era y aclaró que eso que dicen de que en todo prosista hay un poeta frustrado es probablemente cierto: “Yo no soy una excepción y mi relación con la literatura también empezó con la poesía, mamá tenía en su mesita de noche Veinte canciones de amor y una canción desesperada y como tenía prohibido leer ese libro, ejercía sobre mí una atracción irresistible, sabía que era algo pecaminoso, pero no entendía el qué, aunque aquellos versos con lo de El cuerpo del amigo salvaje…me desasosegaban sobremanera, así que para mí la poesía empiezó con la idea de transgresión, prohibición y pecado”, confesó mientras el público reía abiertamente.

A la pregunta de ¿Qué autor le habría influido más de haber sido poeta? respondió: “Neruda habría sido uno de ellos, un autor al que leía con entusiasmo y me gustaba el Neruda juvenil, épico, romántico, surrealista, porque es uno de mis poetas de cabecera”, indicó.  Vargas Llosa desveló que leer a Luis de Góngora le sirvió de terapia durante su campaña electoral a la presidencia de Perú, porque “fue mi tabla de salvación cuando hice política, un poeta profundo y que mejor encarna lo que tiene la poesía de misterio”.

“La función de la literatura es hacernos vivir aquello que en la vida real no podemos vivir, tenemos la imaginación y los deseos para vivir otras muchas vidas, además de aquella pobrecita que tenemos, y las vivimos a través del hechizo y la magia esas otras existencias que la vida real no nos permite. Cuando leemos o vamos al teatro incorporamos experiencias que jamás podríamos haber vivido en la realidad y así es como podemos ser El Quijote o Madame Bovary, así es como cuando salimos de esas actividades nuestra vida se ha enriquecido con esas experiencia, por eso la literatura es inmortal” – Mario Vargas Llosa.